NOTICIAS VER TODAS d
TARAPOTO 20 de marzo de 2017

CATEDRÁTICO DE LA ESCUELA DE MARKETING Y DIRECCIÓN DE EMPRESAS PUBLICA ARTÍCULO

Los diferentes cambios que experimentamos a nivel social, tecnológico, generacional han redefinido la forma de gestionar las organizaciones dando paso al desarrollo de nuevas competencias que promuevan entornos más flexibles, más veloces; pero, sobre todo, congruentes con los ritmos de crecimiento entre las personas y las organizaciones.

La verticalidad modelo tradicional de gestión, queda relegado ya en el olvido; las organizaciones modernas, hoy, promueven un sistema de Redarquia (arquitectura organizacional basada en red), donde todos los miembros de la organización generan aportes que son valorados y validados en su proceso de implementación, el concepto de capital humano toma su real dimensión. El balance organizacional (relación de equilibrio entre lo que el trabajador da y lo que recibe de la organización) es un factor crítico para desenvolverse en este nuevo escenario, hay que promover el liderazgo, el talento y la construcción de equipos con capacidad de hacer y reflexionar sobre lo actuado.

Las organizaciones modernas independientemente de su tamaño ponen en el centro de su accionar a las personas promoviendo y gestionando condiciones que permitan el bienestar de sus integrantes; sin embargo, requieren talento humano con potencialidad de adaptarse a estos desafíos donde la independencia y la autonomía son la base de este modelo de gestión.

El promover entornos de mayor autonomía, flexibilidad e independencia presenta dos grandes desafíos: personas altamente cooperativas con capacidad estratégica y operativa, así como un sistema que favorece a la innovación que debe ser diseñado por la alta dirección; es decir líderes comprometidos con la gente, con el cambio, con sentido común, empáticos, capaces de diseñar procesos simples, pero con alto impacto en los resultados.

El ADN de estas organizaciones está en crear valor para sus shareholders (accionistas) y staketholders, (grupos de interés) así como en un fuerte componente tecnológico que facilite el bienestar de los trabajadores, así como de sus clientes.

Éste, es ahora, el desafío al cual se enfrentan las organizaciones hoy.

Mg. José Armas Barrantes

AGENDA
f SÍGUENOS