Menu Cerrar

K-pop y Hallyu, fenómenos turísticos desde Corea del Sur

Por: Universidad César Vallejo
Marzo 23 de 2024
Compartir:

Descubre cómo la fiebre global del K-pop y el impacto de la Hallyu están transformando no solo el escenario musical, sino también la industria turística de Corea del Sur, atrayendo a visitantes de todo el mundo en busca de experiencias culturales únicas. La música constituye un elemento fundamental en la esfera del entretenimiento y ha conseguido captar la atención de numerosas personas de todas las edades. No obstante, dentro de esta industria sobresale, por la considerable cantidad de seguidores que ha acumulado, el K-pop y el fenómeno conocido como "Hallyu" u "Ola coreana". Estos factores han generado un interés generalizado en Corea del Sur a nivel global, convirtiendo al turismo en un recurso estratégico para aprovechar la creciente fascinación por la música y la cultura surcoreana. Hallyu, la famosa ola coreana El Hallyu es la ola en donde la cultura coreana genera un nuevo producto para expandirse a través de los medios de comunicación. Así como han existido otras olas como el K-Beuty (Cosmética coreana) y los K-dramas (Dramas coreanos), también se generó el K-pop (música coreana), que no es considerado como un género sino como una industria. Estas olas marcaron el inicio de las campañas para intensificar el turismo coreano. “Con la ola coreana, ha aumentado el interés en Corea del Sur, una mayor atracción y comprensión hacia la cultura coreana” (Trolan, 2017).

 

Esto ha hecho que varios fanáticos de la música coreana tengan particular interés, tanto por la globalización debido a los medios digitales, así como por la misma propaganda que el Gobierno produce, ello genera la sensación de necesitar conocer más y más sobre sus artistas, aumentando progresivamente la tasa de viajes hacia la capital con el deseo de conocer a sus ídolos. Gracias a esto, los ingresos de Corea del Sur en el sector Turismo se han elevado. Como menciona Soo (2019), “durante 35 años, Corea del Sur registró el mayor desempeño de crecimiento económico en el menor tiempo jamás visto en la historia del mundo moderno”, ayudando al mismo Gobierno a mantener las expresiones de arte y la estimación a los artistas que se dedican a la música, porque, para ellos, son una inversión a largo plazo que ayuda a que el país tome mayor relevancia en el mundo. “I SEOUL U”, campaña turística efectiva  El K-pop ha logrado ser una gran herramienta para que la tasa de turismo en Corea del Sur subiera las últimas décadas debido a los grupos que se han formado. Tanto ha sido el impacto que el mismo Gobierno ha creado diversas campañas turísticas. Como menciona Fernanda Ortiz (2022), estudiante de Negocios Internacionales para el Programa Universitario de Estudios sobre Asia y África, “La marca y el eslogan ‘I SEOUL U’ se desarrollaron como una forma de atracción turística para Seúl. Trabajan con muchas otras marcas y negocios para crear entusiasmo por explorar la capital de Corea del Sur” (párr. 9). Una estrategia bastante efectiva que ha permitido que el turismo haya incrementado al tratarse de una alianza entre la música y lo cultural, generando curiosidad en los fanáticos. Esta estrategia cobra relevancia porque el país surcoreano tiene muy presentes a sus artistas más influyentes dentro del ámbito cultural.

 

El efecto “BTS” dentro de la cultura  

 

Uno de los grupos más influyentes de las generaciones del K-pop es BTS. Esta agrupación es una de las bandas musicales más atesoradas por el Gobierno coreano, pues ha generado que el turismo se vuelva parte imprescindible para el país. Según el Hyundai Research Institute (2018), como se citó en PUEAA, (2022), “796,000 extranjeros visitan anualmente Corea del Sur gracias a BTS, promoviendo la industria turística local” (p. 19). Asimismo, Cuesta (2023) coincide con HRI ya que menciona que “el sitio web del Gobierno coreano promociona lugares donde se grabaron videos de BTS para que los turistas los visiten. Se estima que el 10% de los extranjeros que visitan Corea del Sur lo hacen motivados por su interés en la banda” (p. 15). En consecuencia, el efecto de la banda ha motivado el interés de sus fanáticos por conocer parte de su historia, empezando por el lugar que los vio nacer. Por lo que se puede decir que, esta banda, así como otras, tienen un gran peso dentro de las campañas para fomentar el turismo, pues su música puede llegar a los lugares más escondidos del planeta y hacer que más personas conozcan su cultura. En conclusión, el fenómeno del K-pop y la Hallyu 2.0 ha tenido un impacto significativo en la industria del turismo en Corea del Sur. La expansión global de la cultura coreana a través de la música, los K-dramas y la cosmética, ha generado un creciente interés en el país, llevando a un aumento en la afluencia de turistas. La estrategia de marketing, como la exitosa campaña "I SEOUL U", ha demostrado ser efectiva al aprovechar la conexión entre la música y la cultura para atraer a fanáticos de todo el mundo.

 

 Particularmente, el grupo BTS ha emergido como un poderoso impulsor del turismo, con cifras que demuestran que cientos de miles de visitantes llegan a Corea del Sur anualmente gracias a su influencia. El Gobierno coreano ha capitalizado este fenómeno al promover lugares asociados con el grupo, mostrando cómo la música puede convertirse en un motivador clave para explorar el país. En resumen, la industria del K-pop no solo ha fortalecido la economía surcoreana, sino también ha transformado la percepción global del país, consolidándolo como un destino turístico atractivo y culturalmente enriquecedor.

Noticias relacionadas