Repositorio UCV Lista de Sedes Campus
Buscar

Noticias

Volver
FEB
22

Las Pymes y el reto de intensificar un comercio más electrónico

Escrito por: Autor UCV

Según las cifras de la Encuesta Nacional de Hogares (Enaho), elaborada por el Instituto de Estadística e Informática (INEI), en 2019, las micro y pequeñas empresas representaron el 95% de las empresas peruanas y emplearon a un 47.7% de la población económicamente activa (PEA), lo que equivale a un crecimiento del 4% en el empleo. Las Mypes registran ventas anuales en constante crecimiento que equivalen a un 19.3% del PBI, con un monto del 6% mayor al registrado en 2018. Sin embargo, este pilar del tejido empresarial opera bajo un contexto permanente de informalidad y en condiciones de desventaja competitiva. Según la Enaho (Encuesta Nacional de Hogares), la informalidad de estas empresas, medidas por su condición de registro frente a la Sunat, alcanzó un 83.8% en 2019.

El rápido crecimiento del comercio electrónico en el 2020, ha hecho que el término “comercio electrónico transfronterizo” se haga cada vez más conocido. Si bien, ya sabemos que el comercio electrónico es la comercialización de bienes o servicios utilizando un medio electrónico. “El término transfronterizo implica que esto se dé a nivel internacional, tanto para operaciones de exportación como de importación. 

Los Gobiernos de todo el mundo han reconocido que el comercio electrónico más allá de nuestra frontera es el motor del crecimiento económico en el futuro, especialmente porque permite la internacionalización de las Pyme”, manifestó el especialista Roque Espinoza Casco, coordinador de la Escuela de Negocios Internacionales de la UCV, campus Ate. 

Hasta hace unos años, las únicas empresas que realizaban comercio transfronterizo eran empresas transnacionales o de gran envergadura. En la actualidad, la tecnología permite y condiciona a las Pyme a ser “pequeñas multinacionales” que compran, venden productos y servicios a nivel internacional. 

Los modelos de negocio tradicionales se enfrentan hoy a un cambio de paradigma o “cambio de época”. Es en este punto en el que las Pyme todavía no han podido adaptarse y muchas veces son desplazadas del mercado. Estos cambios están asociados con las actividades de microescala, que incluyen el microtrabajo (maquila, producción a pequeña escala), los microenvíos (pequeñas ventas por e-commerce, envíos por courier o servicio postal) y los micropagos (pagos por multiplataformas de pago, pagos en adelanto). Esta es la nueva tendencia del comercio transfronterizo, que exige a los pequeños y medianos emprendedores emergentes a realizar un comercio intense fuera de sus fronteras. 

Como podemos observar, el comercio electrónico ha cambiado la forma de producir, de comercializar e, incluso, la manera como nos relacionamos. Esto supone una modificación de la estructura organizacional y de producción de las empresas. Por ejemplo, la negociación internacional con China y los países asiáticos se ha trasladado del correo electrónico al WeChat, mientras que el primero ha quedado relegado a la formalización de documentos. 

Esta rapidez que tenemos al realizar negociaciones internacionales por medio de una aplicación obliga a las Pyme a contar con información de valor al momento de negociar. Además, estas deben tener un conocimiento intermedio en terminología de comercio exterior, incoterm, costos, logística, etc.

Si bien es cierto, la adaptación de las Pyme al formato digital es de vital importancia para ingresar a nuevos mercados, también, el gobierno peruano está incentivando a las Pyme a realizar comercio electrónico transfronterizo. 

En nuestro país, PromPerú desarrolla un innovador Programa de Comercio Electrónico, que trabaja permanentemente con Pyme exportadoras para que puedan ingresar al comercio electrónico transfronterizo. Sin embargo, para participar del programa se requiere una mayor formalización de la Pyme. Estas exigencias permiten participar de las capacitaciones en herramientas gerencial, asesoramiento para implementar soporte tecnológico para un comercio más electrónico y le brinda una mayor participación en el mercado global. 

Roque Espinoza Casco, coordinador de la Escuela de Negocios Internacionales de la UCV, manifestó haber tenido la oportunidad de evidenciar la necesidad de implementar en capacitación y asistencia técnica a sectores priorizados, como prendas de alpaca ayacuchanas, cafés especiales de Junín, Huánuco y Cusco, artículos de regalo y de decoración cusqueños puneños, productos procesados de San Martín y Loreto, y de calzado en Trujillo. 

La propuesta dada por PromPerú brinda las herramientas para generar un ecosistema digital propicio para el desarrollo del comercio electrónico transfronterizo en el Perú. Sin embargo, solo participan Pyme que están formalizadas que se benefician con oportunidades para el crecimiento y desarrollo local y global. “La formalización permite una mayor participación en el crédito estatal y privado necesario para la activación de sus actividades productivas. 

Finalmente, queda claro que, cumpliendo estas condiciones, se puede competir dentro de un comercio electrónico con tarifas competitivas a nivel internacional y aprovechar las ventajas de los programas de las Pyme exportadoras para realizar un mayor número de envíos y paquetes. Esta oportunidad le permite incrementar sus ventas y convertirse en una Pyme emprendedora, emergente y competitiva de escala global”, puntualizó el especialista Roque.

Noticias Relacionadas